Sociedad

Mujeres destacadas del mes de Julio


 

¿Qué es una patente?
Princesa Macuilxochitzin
La poetisa nació en 1435, proveniente de una familia de nobles aztecas, al ser hija de Tlacaélael, que solía servir como consejero de los tlatoanis de la citada civilización. Tenía doce hermanos, cada uno engendrado por una madre diferente. Su nombre probablemente significa «Señora Cinco Flor», de acuerdo al calendario azteca, por haber nacido un día 5 Flor. Sin embargo, también algunos autores consideran que pudo provenir del nombre de una diosa del arte, de las canciones y de la danza, esto ya siendo una poeta reconocida.
 
De acuerdo a Miguel León Portilla, en su libro Fifteen Poets of the Aztec World (Quince poetas del Mundo Azteca), Macuilxochitzin habitó en México-Tenochtitlan en el siglo XV, cuando la civilización estaba en su máximo esplendor. La mayoría de sus composiciones poéticas estaban enfocadas en las batallas y enfrentamientos que sostuvo su padre, en plena expansión de los aztecas en Mesoamérica. De ese legado, solamente se conserva un poema atribuido como de su autoría, en donde relata «la actuación decisiva de un grupo de mujeres otomíes que con sus súplicas salvaron la vida de Tílatl, capitán otomí que había herido a un soberano mexica», durante la conquista de Axayácatl, en 1476, de los pueblos indígenas matlatzincas y otomíes asentados en el Valle de Toluca.
 

 

 

¿Qué es una patente?
Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana
Más conocida como sor Juana Inés de la Cruz (San Miguel Nepantla, 12 de noviembre de 1651-México, 17 de abril de 1695) fue una religiosa de la Orden de San Jerónimo y escritora novohispana, exponente del Siglo de Oro de la literatura en español. Cultivó la lírica, el auto sacramental y el teatro, así como la prosa. Con muy temprana edad aprendió a leer y a escribir. Perteneció a la corte de Antonio de Toledo y Salazar, marqués de Mancera y 25º virrey novohispano. 
 
En 1669, por anhelo de conocimiento, ingresó a la vida monástica. Sus más importantes mecenas fueron los virreyes De Mancera, el arzobispo virrey Payo Enríquez de Rivera y los marqueses de la Laguna de Camero Viejo, virreyes también de la Nueva España, quienes publicaron los dos primeros tomos de sus obras en la España peninsular. Gracias a Juan Ignacio María de Castorena Ursúa y Goyeneche, obispo de Yucatán, se conoce la obra que Sor Juana tenía inédita cuando fue condenada a destruir sus escritos. Él la publicó en España. Sor Juana murió a causa de una epidemia el 17 de abril de 1695.  
 

 

 

 

 

 

¿Qué es una patente?
Laura Mendez de Cuenca
Nació el jueves 18 de agosto de 1853 en la Hacienda de Tamariz, en Amecameca, Estado de México. Murió debido a complicaciones relacionadas con la diabetes, el 1 de noviembre de 1928. Ya en la ciudad de México, estudió en el Conservatorio de Música y en la Escuela de Artes y Oficios para Mujeres, en 1872. Justamente ese año, el poeta saltillense Manuel Acuña leyó en el Conservatorio el poema A Laura, dedicado a la joven, quien también escribía poemas y organizaba veladas literarias en la casa que compartía con su hermana Rosa.
 
En el aspecto profesional, destaca su inclusión en El parnaso mexicano (1885-1901), serie de cuadernillos editados por Vicente Riva Palacio, y sobresale su participación en la antología Poetisas mexicanas (1893), editada por José María Vigil a petición de la esposa del presidente Porfirio Díaz.
 
A lo largo de esos años su faceta más conocida parece haber sido la de versificadora. Por ello la escritora peruana Clorinda Matto de Turner la ponderó calificándola principalmente como “creadora de un vigor sorprendente”.  Pero Méndez desarrolló también una labor periodística en diarios capitalinos de gran importancia: El Universal y El Imparcial, fundados por Rafael Reyes Spíndola en 1888 y 1896, respectivamente; así como en otros diarios: El Periódico de las Señoras, El Correo Español, El Pueblo y El Mercurio, editado en la ciudad de Guadalajara.
 
Sin embargo la poetisa era también narradora, como habían constatado sus lectores en las páginas de El Mundo, periódico donde publicó la novela El espejo de Amarilis, dosificada en 43 entregas. La edición definitiva de esa, su única novela, data de 1902. Además, dos narraciones de las diecisiete incluidas en Simplezas (1910), están fechadas durante esa vuelta de siglo: "Un rayo de luna" es de 1890 y "La Venta del Chivo Prieto", de 1902. Buena parte de ese tiempo la había pasado en San Francisco, California, como enviada del gobierno porfirista; de ello dio cuenta en una serie de cartas personales recientemente dadas a conocer.
 
Por aquellos años, como resultado de su labor docente el Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, don Justo Sierra, le encomendó la tarea de visitar Estados Unidos entre 1902 y 1903, acompañada por las profesoras Estefanía Castañeda, Rosaura y Elena Zapata, para observar la organización de los jardines de niños de aquel país.

Laura Méndez de Cuenca murió en su casa de San Pedro de los Pinos, ciudad de México, el 1° de noviembre de 1928.

 

 

 

 

¿Qué es una patente?
Lcda. Remedios Albertina Ezeta Uribe
Remedios Albertina Ezeta Uribe nacida en Toluca, Estado de México, el 7 de agosto de 1907, fue una de las primeras mujeres de la entidad en participar ejemplarmente en la vida política, además de ser una destacada académica y científica.
 
Hija del abogado Gabriel Ezeta Orihuela, y de Remedios Uribe Pichardo, Albertina Ezeta ingresó en 1922 al Instituto Científico y Literario de Toluca, siendo la primera mujer en hacerlo y rompiendo con ello, el esquema socialmente impuesto a la mayoría de las mujeres de su época.
 
En 1927 se trasladó a la Ciudad de México para Ingresar a la Escuela Nacional de Jurisprudencia – Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UNAM-. En aquella época, por intermediación de su abuelo, Albertina residió en un convento guadalupano, puesto que no había muchas opciones para que una estudiante, siendo mujer, y además de provincia, se pudiese hospedar.
 
Entre los años 1940 y 1942 se convirtió en la primera mujer en México que fungió como jueza conciliadora en Toluca; y al término de esta actividad, y hasta 1944, colaboró en el Tribunal para Menores del Estado de México, como jueza abogada. En el mismo periodo ocupó los cargos de jueza segundo civil y jueza segundo penal del Distrito de Toluca. En 1944 fue nombrada defensora de oficio.
 
En su labor académica destaca su papel como fundadora y presidenta vitalicia de la Asociación de Mujeres Universitarias en el Estado de México, en 1949.
 
No solo por tradición, -pues su padre fue un notable notario-, sino por méritos propios, Albertina se convirtió en la primera mujer Notario Público, en 1952, ejerciendo dicha función durante dos décadas.
 
No menos importante fue su actividad docente en la Escuela Superior de Comercio del Estado de México, y la Escuela de Enfermería y Obstetricia; impartió las cátedras de Práctica de Pequeñas Industrias, Geografía Patria, Francés, Alemán, Idioma Nacional y Raíces Latinas así como de clases de Orfeones.
 
Albertina Ezeta también se desempeñó en la política, participando como diputada federal por el Estado de México, en la XLIII Legislatura. Formó parte del grupo de las primeras mujeres legisladoras en el país, junto con Guadalupe Ursúa (Jalisco), Marcelina Galindo (Chiapas), y Margarita García Flores (Nuevo León).

Murió el 23 de febrero de 1992.